Los mercados siguen muy pendientes de cada nueva noticia que vamos conociendo en torno a la evolución de la segunda ola del coronavirus, que parece seguir propagándose sin aparente control.

Los contagios de coronavirus en el mundo han alcanzado este lunes los 40 millones de casos, según los últimos datos de recuento de a Universidad Johns Hopkins, que contabiliza 1,1 millones de fallecidos.

Se sigue muy de cerca las medidas que están imponiendo cada vez más países de restricción de la actividad económica y la movilidad, aunque para algunos expertos, estas medidas son escasas e ineficientes.

¿Qué puede pasar a corto-medio plazo?

Según explican en Renta 4 (MC:RTA4), “un deterioro continuado de la evolución de la pandemia o la pasividad de las autoridades para tomar medidas de apoyo se encuentran entre los principales riesgos que puedan determinar más caídas”.

Estos analistas están “monitorizando de cerca las carteras para poder adaptarnos con flexibilidad, aprovechando potenciales tomas de beneficios en los próximos meses (posibles detonantes: elecciones EE.UU., tensiones Brexit, pérdida de pulso de datos macro asociada a la evolución de la pandemia…) para ir incorporando de forma gradual y con una visión de medio plazo posiciones en algunos valores más vinculados al ciclo y que puedan emerger de la situación actual como ganadores a largo plazo”.

“Las potenciales tomas de beneficios deberían ser limitadas en un contexto de elevada liquidez (apoyo continuado de bancos centrales) y represión financiera (tipos bajos durante mucho tiempo) que seguirá apoyando a las bolsas en el medio plazo”, añaden en Renta 4.

En opinión de Link Securities, “la segunda ola de la pandemia, que está siendo muy intensa en muchos países europeos, mantendrá alerta a muchos inversores que temen que las autoridades finalmente sucumban a la tentación de volver a aplicar confinamientos severos a la población, volviendo a lastrar la actividad económica y, por tanto, a penalizar la recuperación en marcha”.

“En este sentido, cada vez más analistas apuestan por una recuperación en forma de W, lo que conllevaría que algunas de las principales economías desarrolladas vuelvan a entrar en recesión o profundicen en la que están atravesando en estos momentos. Es más, ya hay casas de análisis que estiman que economías como la francesa o la española, tras el crecimiento que han experimentado en el tercer trimestre de 2020 en términos intertrimestrales, van a volver a decrecer en el cuarto trimestre”, señalan estos analistas.

“Este escenario, que iría muy ligado a la decisión de implementar nuevas restricciones a la movilidad de los ciudadanos y limitar la actividad de muchos sectores, de cumplirse, sería muy negativo para los mercados de valores locales”, concluyen.

Leave a comment