Deutsche Bank (DE:DBKGn) pagó a su presidente ejecutivo, Christian Sewing, 7,4 millones de euros (8,8 millones de dólares) en 2020, un 46% más que el año anterior, lo que provocó críticas de sindicatos y políticos.

El monto de los bonos del banco subió un 29%, ya que recompensó a su plantilla por un auge de operaciones relacionado con la pandemia que ayudó a que la entidad alemana se apuntara ganancias tras años de pérdidas.

La publicación del reporte anual del banco el viernes se produjo en un momento en que el Deutsche indicó que los ingresos serán “marginalmente más bajos” este año.

En Alemania, que afronta un año electoral y donde el público desaprueba los altos sueldos, el sindicato Verdi calificó los pagos como “groseramente desproporcionados” y los políticos fueron igualmente críticos.

“No encaja con estos tiempos que el Deutsche Bank, que también se ha beneficiado de forma indirecta de los rescates una y otra vez, tenga una fiesta por el coronavirus”, dijo el parlamentario Fabio De Masi en un comunicado enviado a Reuters.

El año pasado significó un giro total para el Deutsche y Sewing, que accedió al cargo en 2018, después de que el banco se enfrentara a una serie de costosos fallos regulatorios, incluido uno sobre lavado de dinero. La entidad ha perdido 8.200 millones de dólares en la última década.

Su beneficio neto para 2020 atribuible a los accionistas fue de 113 millones de euros tras una pérdida de 5.700 millones de dólares el año anterior, antes de un aumento de las ganancias en la banca de inversión que contrarrestó la debilidad en otros negocios.

(1 dólar = 0,8375 euros)

Leave a comment